Historia de las marchas nupciales

Historia de las marchas nupciales

Vamos a hacer un recuento de la historia de las marchas nupciales, y sus distintos orígenes. Muchas personas creen que la marcha nupcial, es una determinada canción interpretada por varios artistas, pero que tienen un solo y único autor, pues no es así, ya que existen varias marchas nupciales con diferentes letras, arreglos musicales y autores.

Estas han sido escritas, teniendo como musa una pareja de enamorados que decide llevar hasta un altar sus promesas de amor eterno, y que con toda seguridad, ellos mismos las han disfrutado en su propia boda.

Donde se escuchó por primera vez la Marcha Nupcial

La primera boda donde se oyó una marcha nupcial, fue en la boda de Victoria de Sajonia con Federico III de Alemania en el año de 1858. El Coro Nupcial, que es el que generalmente se oye después de la boda, cuando ya los esposos se van retirar a las afueras de la iglesia, tiene su origen en “Lohengrin” de Richard Wagner.

La Marcha Nupcial de Meldelssohon

Entre otras, tenemos la Marcha Nupcial de Felix Meldelssohon, la cual data del año 1842, esta marcha fue incluida en un ballet también de su autoría llamado “El Sueño de Una Noche de Verano”.

La misma fue ambientada en una obra homónima del gran Shakespeare. Esta marcha nupcial, es una de las más conocidas y usadas a nivel mundial y generalmente se interpreta con un órgano y en vivo.

En algunos casos se combina con la no menos afamada melodía de Jeremiah Clarke conocida como “El Príncipe de Dinamarca. Podemos asegurar que el sueño de toda mujer, aunque algunas veces lo oculten, es llegar al altar con su traje blanco, ser desposada por el hombre que ama y por supuesto oír la interpretación de una bella marcha nupcial

Otras versiones de la marcha nupcial

Podemos asegurarles que existen otras marchas nupciales no muy conocidas, la mayoría de estas son endógenas y cada país tiene la suya, sobre todo en los sectores más humildes y en los pueblos más olvidados.

Sin duda alguna las dos más famosas son las que les hemos mencionado, y no fueron escritas precisamente como marchas nupciales, sino que se convirtieron en ellas por capricho de la Reyna Victoria de Inglaterra.

Aunque por lo general, estas piezas musicales son interpretadas en vivo, en la actualidad existen muchas maneras de poder escucharlas en tu ceremonia matrimonial. Existen en el mercado especialistas en ambientar este tipo de ceremonias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *